Posts Tagged ‘poder’

El comienzo de mi inmortal reinado

26/01/2010

Buenos días por la mañana paupérrimos súbditos y demás escoria humana, vengo para contaros como adquirí esta superioridad sobre vuestra infecciosa raza, una raza patética, débil, frágil, agresiva, ¡estúpida! … Lo siento, tampoco quiero ofenderos (al menos de frente), disculpad el error de esta divinidad que si se cansa de vosotros !podría destruir el mundo! … perdón, no se que me pasa hoy, debe de ser algún virus que solo afecta a las divinidades como yo, puesto que, ¿Como iba yo, vuestro salvador, padre, protector, mentor, ¡DIOS! querer destruiros con lo que me entretenéis día tras día de vuestra patética y corta existencia? sobre todo porque al menos, a las mujeres (hermosas, en las que no englobo a Lorena, ni a Laura, ni a otras muchas…), las dejaría vivir para que fueran mis… concubinas, pero vamos a lo que he venido, a contaros como fue el día en el que descubrí la forma de ser la divinidad que soy ahora, el dios al que veneráis y rendís culto, el día en el que descubrí… ¡LA ALQUIMIA!

Era un día de verano, yo me había levantado y mi progenitora ya tenia preparado mi desayuno y todo lo necesario para ir a alimentarme a casa de sus progenitores (mis abuelos para los que tienen poco C.I.). Todo transcurrió según lo planeado, llegamos allí, me alimente y a la tarde, como me aburría (en aquella época me aburría bastante puesto que no tenia aun este poder para espiaros a cualquier hora) decidí llamar a un (en aquellos tiempos) amigo. Me dispuse a hablar con el, para lo cual me situé en una parte de la casa en la que nadie me pudiera molestar, marque el número y mi amigo respondió. Nos pusimos a hablar de cosas triviales, tales como que buen día hacia, que si luego iba a dar una vuelta con el y algunos “amigos” más, que que podía hacer el para conseguir novia… esto y muchas cosas más que al final también me aburrieron.
Con todo el aburrimiento que tenia encima, no se me ocurrió nada mejor para pasar el tiempo que jugar con mis hermosos dedos alrededor de una toma de corriente (un enchufe) haciendo círculos y poniendo posiciones extrañas, durante los primeros diez minutos no paso nada, salvo que me aburría un poco menos, pero luego… luego paso algo que no me esperaba.

Mi móvil, estaba a unos tres metros de mi, en una mesa de la cocina, exactamente, encima de una de las patas. Sentí un cosquilleo y note una corriente de energía que serpenteo por el suelo hacia la pata de la mesa, subió por esta e impacto contra el teléfono, haciendo que este volase (literalmente) contra la puerta de la habitación en la que mi progenitora estaba durmiendo (a unos veinte centímetros de mi posición, algo menos incluso). Solté una exclamación y mi amigo pregunto que que pasaba, yo le pedí que esperara y fui a recoger el móvil y lo aposente otra vez donde estaba (en la mesa, sobre la pata) volví al teléfono y le conté lo que había sucedido mientras intentaba volver a hacer saltar el móvil. Mi amigo estaba atónito, no se podía explicar como un objeto inanimado, de buenas a primeras, se había catapultado a unos tres metros de distancia, pero yo si.

Después de colgarle y responderle que si iba a salir a dar una vuelta con el y algunos más, puse los dedos en el enchufe como lo había hecho cuando el móvil dio el salto, contra todo pronostico, volví a sentir esa energía fluir en la dirección del teléfono y este pego otra vez un salto contra la puerta, lo recogí y lo puse otra vez sobre la mesa, exactamente en la misma posición. Me acerque al enchufe y lo estudie detenidamente, no tenia nada raro (a simple vista), me di cuenta al instante de que era un objeto que me permitía usar un poder extraordinario, decidí hacer una prueba más para determinar que poder era ese que me concedía el enchufe, así que puse los dedos y el inalámbrico volvió a saltar, pero esta vez fui moviendo los dedos, con lo que el teléfono se fue dirigiendo hacia mi posición, hasta caer en mi regazo.
No lo podía creer, ¡había descubierto la alquimia!

Desde ese momento, estudie la alquimia en privado y probé a usarla sin necesidad de enchufe, así logre volverme inmortal, también descubrí que, gracias a este magnifico poder se han podido construir las pirámides de Egipto, y halle algo que me sobrecogió, ¡la manera de destruir el mundo! Decidí que era mejor no contárselo a nadie, puesto que podría desencadenar conflictos, discusiones e incluso guerras con lo que también el mundo seria destruido.

Bueno, a partir de ese día, como bien podéis apreciar ingratos súbditos, el peso del mundo descansa sobre mis hombros, al igual que tiempo atras descanso sobre los pesos de Atlas, un saludo y yo os digo que dejéis de hablar mal de mi, puesto que como me canséis, os arrepentiréis por los siglos de los siglos.